La suerte no existe, son los padres

iceberg

Fuente http://www.mariafornet.com

Hace poco tuvieron fin los juegos olímpicos 2016. Algunos (admito que no es mi caso), han tenido la televisión todo el día encendida y otros apenas hemos vislumbrado alguna que otra competición en la que participaban atletas de nuestro país. Pero al final, de lo que casi nadie que se informe un poco ha podido librarse (en el buen sentido), es del mensaje instándonos a superarnos, a hacernos ver que los deportistas que allí se encontraban, lo lograron gracias a mucho trabajo y sacrificio.

Se han publicado vídeos de colaboración entre deportistas; las redes sociales y medios de comunicación nos han bombardeado de historias que contaban la vida y vicisitudes de los ganadores, y por un momento, todos hemos creído lo que nos han enseñado: que el esfuerzo tiene su recompensa, que el trabajo duro vale la pena, y sobretodo, que no se puede llegar lejos sin superar las barreras.

Quizás no parezca muy lógico que en un blog, destinado principalmente a la fotografía, se toque este tema ¿verdad? Pero es que, como tantos otros, he tenido que oír en más de una ocasión esa frase, “qué suerte tienes”. Generalmente, ésta, proviene de la boca de quien decidió arriesgar menos, y esperar a que su situación mejorase sola, de los que no acaban por comprender el sentido de la palabra esfuerzo o de aquellos que no preguntan cómo llegaste a tu meta sino que, su campo de visión es tan limitado, que sólo ven lo que lograste, sin tener en cuenta tu sacrificio y creyendo que fue sencillo.

El gran Pablo Picasso decía “que la inspiración me encuentre trabajando”, una frase que tardé en comprender, pues la leí por primera vez cuando era muy pequeña, pero que sin duda esconde una gran verdad. Es con trabajo duro, insistiendo, y no rindiéndose, como logramos dar la vuelta a las cosas y llegar el éxito, y ni aun así tenemos la garantía de que eso suceda. Es de figuras como él de quien debemos aprender.

Famoso por algo muy diferente a Picasso, como es la actuación, también el conocido Will Smith manda continuos mensajes a sus seguidores, recordándonos que las cualidades innatas de cada uno, no son nada si no existe verdadero esfuerzo detrás. Sí, soy de las que disfrutan viendo vídeos de él u otras figuras (públicas o no) reforzando la misma teoría. Quizás la que para mí ha resultado más significativa de este actor es:

“[…] Nadie me va a ganar en esfuerzo. Puede que tengas más talento que yo, puedes ser más listo que yo, puedes ser más sexy que yo, puede que tengas todas esas cosas. Pero si no subimos a la cinta de correr juntos, una de dos: o tú te bajas primero o yo voy a morir, así de simple […]”

Hay días, semanas, o incluso años completos, en que todo, a pesar de nuestro esfuerzo, sale mal. Ese momento en que los mensajes que animan a no tirar la toalla tienen una respuesta instantánea en nuestra cabeza: “no la tires tú, pero sólo yo sé por lo que estoy pasando”. Hay momentos, en que aquellos que no trabajan, quienes son un pésimo ser humano, incompetentes, o todas las anteriores, nos miran por encima del hombro, con su éxito libre de mérito y dedicación, demostrándonos que la vida no es siempre justa. Y luego están esos momentos, en que, como mencionaba antes, aquel que decidió arriesgar mucho menos que tú, te infravalora, afirmando la suerte que tienes de que las cosas te salgan bien; personalmente me resulta más difícil encontrarme con esto que con el éxito inmerecido.

También éstos son momentos a superar. Las barreras no sólo van a aparecer con la falta de oportunidades o los fracasos personales, también se presentarán como críticas, injusticias o ausencia de reconocimiento. Nada de ello debe lograr derribarnos, y si lo hace no importa, siempre y cuando nos lleve a coger fuerzas para intentarlo con más ánimo.

La suerte no es tal, sino todo lo que hay antes de ella: una buena formación, el apoyo de nuestros seres queridos, la capacidad de trabajo y de superación, los sacrificios, pero ante todo el apoyo y enseñanzas de nuestros padres. Ellos, que sacrificaron mucho más de lo que nunca sabremos, renunciando a sus sueños por los tuyos; los que aceptaron que tus decisiones te llevaran lejos, a pesar de lo que te iban a echar de menos, los que soportaron tus malos días cuando las cosas no salieron bien, y los que creyeron en ti antes de que tú mismo lo hicieras.

Hoy, es el momento de escuchar más a los que nos dieron las herramientas o el apoyo para seguir con nuestros sueños, trabajando y saliendo de nuestra zona de confort. Hoy, es el momento para dejar de escuchar las críticas destructivas, el desaliento y la conformidad, porque ese camino sí que no nos llevará a ningún lado, quizás sea más fácil, pero seguro que no nos llevará ni al éxito ni a la felicidad.

A todos aquellos que “tienen suerte”, mi apoyo. Aunque el resultado pueda tardar, vale la pena.

Publicidad Juegos Olímpicos de invierno 2014: https://www.youtube.com/watch?v=1SwFso7NeuA

Publicidad Juegos Olímpicos 2016: https://www.youtube.com/watch?v=zaxPToLSDS0

Entrevistas a Will Smith: https://www.youtube.com/watch?v=MonhwBlHV3w

 

¿Te apetece comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s